Etiquetas

Acercamientos Adivinanzas adolescencia Afuera Alejamientos Amigos Amorios Ansiedad Antropología personal Ausencia Autores Bares Barrio Barroco Bradbury Buzón Cabra calendario Calles Calma Camas cambio Canis Cansancio Casa Cerveza Ciclotimia Ciudadano Comistrajos Conjuntos Córdoba Cuento Curro Depresion Despedida Diccionario del diablo Diverso Ducha Dudar e-book Ego Entusiasmo Escritura automática Esperas Espiral Literaria Esponjoso Esvivir Excusas Experimentos con gaseosa Familia Fascinación Ficción en primera persona Fiebre Filosofía mañanera Filosofía mañanera por la noche Filosofía mañanera por la tarde Folk Folletín Fútbol Galgos Gato Gazpacho Gorrión Granada Gustos y costumbres Hablar Hombre Bala Hombres (tipos) Hormigas Idolatría Improvisación Inercia Infancia Insectos Insomnio Internet invisible Juventud divino... Lecturas Leer Lenguaje Lento Libertad Librerías Lisboa Luna Luz Macetas Mamá Mañana Mariachi Medicos Micro Miedo Miedos Mientras Moral Morbillo Mudanza Muerte Mujeres Mujeres (tipos) Música Nada Navidad Neurosis Niñohombre Niños Noche Novela Novela Negra Opino Optimismo Orden Ozú como estamos (autoterapia) País Palabras Papá Paraísos Pasión Películas Pereza Pino Plantado Playa Poesía Política Portugal Publicidad Qué jartito estoy queja Quemar Realidad Refranes Religión Reseñas ruido Sacar Semana Santa Señales Sevilla Shorradas variadas Soledad Sosialrelachionchips Soy Turista Sueño Sustituir SyE Tacones Tanatorio Tarde Tatuaje Tiempo Tópicos en gral. Tópicos Veraniegos Torre de Arena Tostadora Vacaciones Venganza viajes Vicios y malas costumbres Vino Virtudes Volver Yamadao

viernes, 18 de marzo de 2011

Estirando el elástico (prometo que esta será la última o a lo mejor no).

Abundando en la abundancia de pijamas, elásticos, quejas, sufrimientos de salón y una mijita de histeria, antes de retirarme el fin de semana de estos mundos cibernéticos quería, a modo de popurrí de ideas (término mucho más alegre y menos amenazante que brainstorming), hablaros de algunos eslabones desprendidos de mi cadena de pensamientos de estos últimos días y cerrar de paso esta serie de textos que bien podrían haberse titulado “Se sufre mejor en camisón”.

En primer lugar esta ha sido una semana ajetreada. Normalmente me dedico a vegetar de lunes a viernes, dejo escurrir las horas calendario abajo y no se sabe si fue antes el huevo resquebrajado que se intuye en mis tres últimas entradas o la gallina escuálida de dejar pasar el tiempo contemplando lo que sucede a mi alrededor como una obra de arte y ensayo imposible de entender por mi cerebro desacostumbrado ante cualquier esfuerzo que no sea leer y leer novelas (a lo mejor exagero, a lo peor no). Lo que quiero decir es que ha bastado meter un trabajito extra que me ocupará también la semana que viene, un curso de formación sobre intervención en catástrofes (juro por Ford que me apunté al curso antes de que Japón petara) y un uso inesperado de las instalaciones deportivas detrás de mi casa para que desaparezcan algunos fantasmas que me llevan acompañando meses en ese estándar de semana zombi de este chico-hombre-niñato que tiene ya muchos pelos en los huevos y muchas cosas por ordenar en la azotea.
Ahora que terminan estos cinco días en los que no me he muerto por no leer todas las entradas de los blogs amigos, en la que apenas he escrito nada que no trate sobre mí y mis devaneos con Mrs. Neura, me doy cuenta de que lo único que he estado haciendo es bufar a los pies de un muro que aunque alto está lleno de salientes a los que asirse para llegar arriba y poder pasar al otro lado.

En segundo lugar, y aun sin abandonar del todo mi limbo intersemanal, al leer un comentario de Theodore a una de mis entradas se me ha ocurrido que debo buscar la manera de dejar de levantarme a legañadientes. Qué es eso? Acudamos al Diccionario de Términos Inventados, un curioso volumen encuadernado en papel charol con estampaciones de hello kitty en el que se recogen todos los términos de reciente invención y que probablemente serán utilizados sólo una vez y para de contar.
En la letra D, porque la ordenación del diccionario es arbitraría, para dificultar el plagio por parte de las personas con alma de Ana Rosa de las palabras que con tanto esfuerzo o con tanta inspiración (o con tan poca gracia, que algunas hay) han sido sacadas de la inexistencia por la calentura mental del escritor de turno; en la letra D, decía, podemos encontrar la definición de la palabra en cuestión:

Leventarse a ~.

1. loc. adv. Con disgusto o repugnancia de hacer algo.


Curiosamente vemos como la palabra en cuestión significa exactamente lo mismo que regañadientes, pero la peculiaridad de este Diccionario de Términos Inventados es que siempre hay truco, o letra pequeña, o letra invisible de esa que escrita con jugo de limón sólo aparece al aplicar calor con un mechero de una jamona enseñando sus atributos. En este caso, el ardid consiste en situar en el canto de la hoja en la que se sitúa la entrada la siguiente aclaración:

"Alguien que se levanta a legañadientes es aquel que abre los ojos con lentitud y puede oír el quebrarse de los restos acumulados durante la noche en su lacrimal y en sus pestañas que, aunque ya resecos, dificultan la labor de estrenar a ese día la vista; también suele apreciarse tendencia a despertar con los dientes reducidos a la mitad por el bruxismo. Pero lo que en esencia caracteriza el despertar a legañadientes es que va acompañados de pensamientos pesados, pesimistas, pasmosos, pastosos y un poco porculeros tipo: que se levante rita la del quinto porque lo que es yo me quedo en la cama porque total si no es la radiación nuclear es mi incapacidad congénita para vigilar la tostada y uno se cansa ya de comerse el puto pan bimbo que parece un azulejo sin limpiar eso teniendo en cuenta que haya pan bimbo y no un currusco duro que pasó por las manos de Napoleón además si el día se acabara después del desayuno pues todavía haría el esfuerzo pero es que después viene lo que viene así que no yo me quedo en la cama y que se acabe el mundo o que empiece otro nuevo en el que los políticos sean sustituidos por máquinas expendedoras de condones si les da la gana pero yo no participo gracias".

Aquí acaba la definición del término. Y si os soy sincero ya no sé cual era mi intención inicial al hablar de mis despertares a legañadientes, pero ahí quedó. Ah, sí, que tengo que cenar ligero para levantarme sin ganas de desollar conejos. Lo intentaré.

En tercer lugar, lo que os temíais, una lista con propósitos para la semana que viene, por favor saquen a los niños de la sala y si alguno padece del corazón o tiene hipersensibilidad a las ideas redundantes o las perogrulladas deje en este mismo momento de leer.

Queridos reyes magos, para la semana que viene quiero:

  • Ser capaz de seguir escribiendo con este desparpajo aunque no hable de nada, porque me río, se me tersa el cutis y se me afloja el esfínter y ya hay demasiada tensión en Libia y similares como para que yo aporte más al mundo.
  • Darme cuenta de que si se ocupa el tiempo (en actividades no relacionadas con el facebook) mejora el rendimiento intelectual, la autoestima, se detienen los pensamientos culpabilizadores y derrotistas y además se pasa el día en un santiamén y enseguida estás viendo al Wyoming y comiendo cualquier porquería que encuentres por la nevera (sé que esto va contra lo expresado en un poco más arriba sobre las cenas sanas para despertares gratificantes, pero…).
  • Afianzar la certeza de que el hombre es más feliz cuando está en contacto con otros hombres y que esa felicidad se incrementa si esos mismos hombres (y mujeres venga, vamos a ser correctos) con los que se han realizado actividades diversas durante la jornada después se reúnen en un establecimiento llamado bar para dejar de hablar de las chorradas de las horas precedentes y dedicarse a eso tan cañí que se llama alternar.
  • Acordarme de lo bien que me lo estoy pasando ahora que según todos los libros de biología y todas las leyendas urbanas es el pez de colores el que no tiene memoria, no yo.

Me despido, lo siento, me voy a leer novelas, mañana puede que me despierte de buenas. Gracias por asistir, se os enviará figurita conmemorativa a vuestras casas a todos aquellos que hayan aguantado esta demencial entrada hasta el final.

Si no habéis entendido nada es normal, no intentéis leer el texto otra vez, la sensación empeora y empiezan a manifestarse síntomas como amenorrea en los varones y alopecia en las que hayan sido modelo de pelo panten.

Me pasen un buen fin de semana y no se me emocionen con la llegada de la primavera.

14 comentarios:

G-boy dijo...

Jajajaja No es que no lo haya entendido, sólo tuve que leerlo despacito y repasando en algunas partes jajaja, eres un maestro Argax, de buenas o de malas jejeje. Cariños.

Yo soy Joss dijo...

Jo Árgax, es que eres muy bueno. Si tan solo entendieras que lo único que necesitas es una idea. Sólo te hace falta elegir algo de qué hablar que no sea "yo mismo agobiado porque tendría que estar haciendo algo y sólo me dedico a lamentarme". Ya está bien no? No has tenido suficientes entradas? Regálanos un relato o algo que después de esta retahila nos lo merecemos.

Por cierto, que me debes uno.

Yo soy Joss dijo...

Me debes uno al que le faltaba el final, pero si no te sientes con fuerzas, si ya no sientes ese impulso del escritor, no hace falta, no lo quiero. Sé lo que es eso y no hace falta que pierdas ni un minuto en tratar que salga, porque no va a pasar. Pero haz algo, haz otro, lo que sea, cuéntame una historia. UNA HISTORIA. QUIERO UNA PUTA HISTORIA.

Uno dijo...

Pues una entrada de lo mas provechosa. Me llevo una palabra nueva y el aviso de la Primavera que si no es por ti me coge de sorpresa.
Por no hablar de "Se sufre mejor en camisón" que pienso plagiar como título de mis memorias.

Un abrazo

LoOla dijo...

Nunca había pensado en escribir una carta a los Reyes Magos en pleno marzo...

Besos brujos!

de Avalon dijo...

Pues si, una HISTORIA.

Y VUELVE YA :)

SRO dijo...

Argax, perdóname, pero a veces me olvido que estás con el cerebro de otro y ya ves: yo preocupándome por ti. ¿O ya te lo han entregado del taller? acuérdate de la garantía.
Tu post no funciona como cae pelos: me lo he vuelto a leer y sigo teniendo esta espesura de pelo pero me lo he pasado muy bien y me da pena que esta serie del elástico con pensamientos legañosos y todo esté llegando a su fin, pero no creo que no te vaya a cambiar el curso de catástrofes ese que ya estarás siguiendo estos días. Y además están esos deseos para los Reyes Magos que seguro se te van a conceder porque no hay como desear para que se cumplan y te aseguro que son muy deseables, tanto, que te plagio la carta y ya veremos, pero los míos pasan una vez al año.
Por último: tú te fuiste a leer novelas yo a sembrar patatas. Pero total: para deconstruirlas...
Reclamo mi figurita, porque el brillo de la porcelana me ciega

un abrazo

SRO dijo...

Argax, perdóname, pero a veces me olvido que estás con el cerebro de otro y ya ves: yo preocupándome por ti. ¿O ya te lo han entregado del taller? acuérdate de la garantía.
Tu post no funciona como cae pelos: me lo he vuelto a leer y sigo teniendo esta espesura de pelo pero me lo he pasado muy bien y me da pena que esta serie del elástico con pensamientos legañosos y todo esté llegando a su fin, pero no creo que no te vaya a cambiar el curso de catástrofes ese que ya estarás siguiendo estos días. Y además están esos deseos para los Reyes Magos que seguro se te van a conceder porque no hay como desear para que se cumplan y te aseguro que son muy deseables, tanto, que te plagio la carta y ya veremos, pero los míos pasan una vez al año.
Por último: tú te fuiste a leer novelas yo a sembrar patatas. Pero total: para deconstruirlas...
Reclamo mi figurita, porque el brillo de la porcelana me ciega

un abrazo

JFL dijo...

Si vieras la cantidad e veces que me levanto yo a legañadientes.... No conocía la expresión pero a hora mismo la apunto en mi cuadernos de hello kity, imitación al tu diccionario..
UN abrazo

Argax dijo...

G-boy, te lo digo siempre, eres tú que me miras con buenos ojos, porque esto no tiene ni pies ni cabeza, pero salió lo que tenía que salir.

Joss, no me falta la idea, las noto ahí agazapadas y dando patadas tras las sienes. Me falta valor (será que no fui a la escuela de calor). Valor para dejar ese estado autolamentativo del que hablas y que es lo único que sale últimamente porque se parece mucho a la escritura automática en la que no hay cortapisas y mi mente perfeccionista y sesgadora no puede entrar a decir, esto es una mierda. Simplemente me hace falta estar más fuerte, porque no estoy en el punto en el que pueda decir pues a la mierda, me importa un carajo lo demás yo voy a escribir, o en ese otro (el punto burgues) en el que se tiene una tranquilidad por tener los asuntos del vivir solucionados y ya uno puede dedicarse a lo que realmente es o quiere.
Respecto al relato, pues como tu dices, está atrancado. Ese relato funciona y va avanzando cuando te veo, cuando se llena el depósito y supongo que algún día se terminará, entonces será algo distante a lo que pretendía, pero será y será tuyo, como tuyas son algunas de las palabras que escribo, nacen directamente de ti, de lo que hemos vivido juntos.

"Se sufre mejor en camisón" es un buen título para unas memorias o para una monografía sobre monjas, un buen título para cualquier cosa. Me alegro que te haya resultado provechosa la entrada, cuidado con los gases Uno, no olvides el flatito de después de la digestión, como los bebés.

LoOla, ya que los RM no me traen lo que quiero en Diciembre, a ver si en promavera, estando descansaditos son capaces de atinar. Un abrazo.

Avalón, ya te lo dije, homo escritoris: especie que se creía extinta pero de la que se han encontrado restos de excrementos con alto contenido en celulosa en varios puntos de la campiña sevillana, curiosamente junto a estos restos se pudieron observar extrañas pisadas que se creen pertenecen a varios especímenes como huellas de zapatos de tacón de agujaa, de lo que parece un gorila que arrastra algo ya que junto a las marcas de sus pisadas pueden verse dos líneas paralelas del grosor aproximado de dos extremidades inferiores humanas. También junto a las deposiciones del homo escritoris se han hallado varios cartuchos de tinta vacios y mechones de pelo arrancados con cuero cabelludo con lo que se cree que el especímen en cuestión vaga por la campiña con el craneo descarnado y gruesos volúmenes escritos a mano por la cantidad de tinta que contenían los cartuchos. Seguiremos desentrañando el misterio.

SRO, enviada figurita conmemorativa y muestra de degustación de papa deconstruida. Pues chico, aquí estoy, con los deseos a medio cumplir, con ánimo, con ganas de aprovechar el tiempo que por fin vuelvo a tener, ya lejos de lo que inspiró estos textos, en una especie de tránsito que pronto se acabará porque me noto en los interiores que estoy llegando a algún sitio, de un momento a otro sonará la voz átona y saboría de la señorita que anuncia la próxima parda.

JFL, si es que levantarse todos los días no deja de ser, con perdón, un coñazo, bastaría con hacerlo días alternos, vamos digo yo.

SRO dijo...

entro otra vez por esa descripción tuya del australopitecus ese, tan buena!- y que me ha hecho pensar en El Escritor, película que tengo pendiente, como ya sabes y cuya visión no tengo prisa por concluir
es que no quiero destruir el deseo,
disfrutar de este no tenerla, no verla... no asumirla, pero desearlo ¿no es esa una sensación que conduce a la escritura?

eso de los Reyes Magos en Primavera...
seguro que aprovechan para la feria de Abril
eres tú mucho de la feria de Abril? de las sevillanas y todo eso? Y de los camellos?
un escritor siempre va a contracorriente, si
ahora me paso por el presente

Víctor L. Briones Antón dijo...

El deseo, SRO, conduce a la escritura y a muchas otras cosas, sí.
Pues la feria, como casi todas las fiestas populares, una vez que dejé de ser bambino y los ojos se me conviertieron en marujas solteronas capaces sólo de ver defectos, me dejó de parecer un plan apetecible, es cierto que como buen Sevillano me cojo mi borrachera, unos años más y otros menos, primero con amigos y después con familia, pero para de contar. A mi esto del folklore mal entendido y exagerado hasta deformar fondo, forma y todo, como que no me va. Sevillanas no bailo (normalmente), y los camellos, si te refieres a los de tirar la bolita para que corran y te regalan un canotier de porispán, pues chico, hasta de eso me he cansado, los del desierto de carne y joroba me resultan simpáticos, fumo camel, y los que pasan drogas pues me dan miedo así que mando a otros.
en definitiva, la feria para el que la quiera, lo que pasa que en esa semana está todo el mundo allí y quieras que no hay comida, bebida y buena predisposición, así que con un día tengo sufieciente, el resto de la semana, si puedo, me escapo a cualquier paraíso que me invente.

Un beso.

SRO dijo...

no sabía yo que Argax tuviese secretario. Pues como si le hablase a él:
gracias por hacerme tu reseña de la feria. Tan personal. He sentido un placer vicario y luego una decepción crítica, que es exactamente lo que a mí me ocurriría. Así que casi se me ha quitado ya el estrés de "tener que ir"
Yo tampoco bailaría sevillanas de no estar borracho, y ya hace mucho que no me emborracho. Y al final esa hipérbole de fiesta que parece que es me agotaría -Pero desdeluego que no perdería la ocasión de ir si pudiera-

Camel_kisses
saluda a Argax si lo ves

AntWaters dijo...

Seguro que me encantarías en pijamas :) (aunque no pueda dejar de pensar en frotarte el pecho, y no te he dicho con qué jajajajaa.. que quien dice frotar...x)

Casi siempre es mejor con gente; y desde luego siempre es mejor estar ocupado; que si el trabajo, las opos, el alemán, leer, aprender, estudiar, escribir... que en realidad lo une todo.

Bueno, mijo, que besos tentado a abrir el word... porque hay un par de ideas que me rondan :P

Besos