Etiquetas

Acercamientos Adivinanzas adolescencia Afuera Alejamientos Amigos Amorios Ansiedad Antropología personal Ausencia Autores Bares Barrio Barroco Bradbury Buzón Cabra calendario Calles Calma Camas cambio Canis Cansancio Casa Cerveza Ciclotimia Ciudadano Comistrajos Conjuntos Córdoba Cuento Curro Depresion Despedida Diccionario del diablo Diverso Ducha Dudar e-book Ego Entusiasmo Escritura automática Esperas Espiral Literaria Esponjoso Esvivir Excusas Experimentos con gaseosa Familia Fascinación Ficción en primera persona Fiebre Filosofía mañanera Filosofía mañanera por la noche Filosofía mañanera por la tarde Folk Folletín Fútbol Galgos Gato Gazpacho Gorrión Granada Gustos y costumbres Hablar Hombre Bala Hombres (tipos) Hormigas Idolatría Improvisación Inercia Infancia Insectos Insomnio Internet invisible Juventud divino... Lecturas Leer Lenguaje Lento Libertad Librerías Lisboa Luna Luz Macetas Mamá Mañana Mariachi Medicos Micro Miedo Miedos Mientras Moral Morbillo Mudanza Muerte Mujeres Mujeres (tipos) Música Nada Navidad Neurosis Niñohombre Niños Noche Novela Novela Negra Opino Optimismo Orden Ozú como estamos (autoterapia) País Palabras Papá Paraísos Pasión Películas Pereza Pino Plantado Playa Poesía Política Portugal Publicidad Qué jartito estoy queja Quemar Realidad Refranes Religión Reseñas ruido Sacar Semana Santa Señales Sevilla Shorradas variadas Soledad Sosialrelachionchips Soy Turista Sueño Sustituir SyE Tacones Tanatorio Tarde Tatuaje Tiempo Tópicos en gral. Tópicos Veraniegos Torre de Arena Tostadora Vacaciones Venganza viajes Vicios y malas costumbres Vino Virtudes Volver Yamadao

jueves, 1 de marzo de 2012

Pavo a la Gestalt

Somos cultos o “chanis” según nos convenga. Es lo que nos ha hecho como especie dominar el planeta, que lo mismo podemos decirle al jefe de la tribu contraria, Por favor, sería usted tan amable de deponer sus armas para poder evitar un cruento derramamiento de sangre, que, Cómo no te rindas me follo a tus mujeres y les corto el cuello a tus hijos, mentiendes.

Siempre he sentido predilección por ese lenguaje de la calle con el que de verdad nos entendemos, alejado de sillones académicos y en constante evolución. Me maravillan también los acentos cerrados de algunos pueblos, su economía del lenguaje. Claro que muchas veces no los entiendo y tengo que hacer un apresurado curso de idiomas. Hace poco he conocido a un Utrerano orgulloso (orgulloho, diría él) de cómo se habla en su pueblo. Después de un par de meses ya apenas tengo que preguntarle y puedo entenderlo casi en todo lo que dice. En mi currículum no puedo poner que hablo inglés pero sí utrerano, quién sabe cuando puede surgir una oportunidad laboral que requiera de ese conocimiento.

Me gusta también meter estos supuestos vulgarismos en los relatos que escribo. Vienen muy bien para dotar de un tono jocoso a lo que se cuenta (desde el respeto, quede claro) y para que a muchos les pique la curiosidad y se sientan en cierta manera identificados con lo que se cuenta. Eso de encerrar los diálogos de una historia escrita entre guiones no va conmigo, desnaturaliza las conversaciones en aras de una supuesta claridad para el lector. Qué flojos somos los lectores! Prefiero meter el habla dentro de la narración como si estuviera rellenando un pavo y ya se sabe que para que el resultado sea excelente pavo y relleno han de ser uno a la manera Gestalt, el todo más que la suma de las partes.

Otro ejemplo. En el fondo es lo mismo decir de nuestra vecina del quinto, Por ahí baja Dolores la hirsuta, que, Loli la chubaca está haciendo la bola de indianajons por las escaleras. Porque aunque físicamente se trata de la misma persona, para alguien que no conozca a Mari Loli, que por otra parte hace las mejores albóndigas del mundo, cuando las guisa impregna con el olor toda la escalera y ríete tu de las fragancias ambipur; para alguien que no conozca a esta mujer, decía, que le sea introducida en la mente con una u otra presentación hará que espere encontrar bien a una educada señora muy bien puesta con gafas de carey sobre un rostro digno de un marinero del puerto de Marsella o bien una alocada e hiperactiva mujer que baja a comprar mondarinas con la epilady enganchada en la pantorrilla. Y esatas son mis dos versiones de la vecina del quinto, porque después está el sesgo personal que viste a la hacedora de albóndigas de una u otra forma.

Así es, diciendo lo mismo, refiriéndonos a la misma persona, depende de como se diga estaremos entrando en mundos diferentes. Sé que estoy hablando sobre algo evidente, pero es que a mí me sigue fascinando que sólo eso, sólo decir: “Loli la chubaca está haciendo la bola de indianajons escaleras abajo” ya suponga contar todo un relato, una novela, quizás el próximo premio Planeta.

Imagen sacada del blog pixeltacto.blogspot.com
Podría seguir poniendo ejemplos pero creo que se me ha entendido perfectamente. Tened cuidado con como presentáis a vuestros conocidos. Y como sé que no sois lectores flojos dadme vuestras versiones de Mari Loli.

9 comentarios:

Alforte dijo...

Siempre me ha parecido más noble y humano las personas directas, las que en un momento de frustación y debilidad pueden perder el control y soltar sus demonios al compás merdellón, las que al límite son capaces de tener el suficiente control para no llegar a perder las formas me asustan, esas muestras de sangre fría e insensibilidad me aterran.
Me gusta el nuevo diseño.
Chewaka Kisses

elmudo dijo...

Pues hirsuta, hombre. Ya lo has dicho tú antes de empezar a liarte

Duc de Charlus dijo...

Definitivamente me supera el pedido! Es que además, poco o nada se entendería el lenguaje criollo para ustedes. Ahora, definitivamente, es necesario usar el lenguaje popular a veces. Una buena puteada, una guarrada bien colocada, no hace más que describir la situación acabada y sin dejar dudas. Además...es tan liberador!!! Vamos con una puteada de esas, así ponemos ejemplo: "andate a la recalcada concha de tu reputísima madre pedazo de pelotudo"....ufff..besos mon cher, te quieroooo!!!

un-angel dijo...

no te voy a definir a mariloli porque tu lo has hecho ya estupendamente, eso sí debo decir que casi muero de la risa con las dos opciones de diálogo entre jefes de tribu con "mentiendes" incluido, jajajaja.
Yo ya que lo dices me veo que intento ser vulgar pretendiendo ser gracioso y me decanto por la vía "chani" ( ¿o es choni? ) porque me parece que es más guay y que gente culta o que se las da de ídem, ya hace y dice todo de la mejor manera en que se puede hacer y decir....
...pero vaya, que me estoy imaginando una road-movie con tu mariloli y esa Helga que tu conoces y dejamos piltrafillas a la Telma y a la Louise, jajaja...
Un beso, majetón.

Argax dijo...

Alforte, los psicópatas, que no dejan de estar de moda y que dicen suponen una buena proporción de la población, es lo que tienen. Pero no es lo mismo contención que insensibilidad, a ver si ahora vamos a ir por ahí desconfiando aun más de los que nos rodean. Pero sí, dejar salir lo que llevas dentro es humano, necesario y liberador.

Mud, no me jorobes anda y déjame con mi salomonelosis...

Duc, ves, lo que le decía a Alforte, liberador cien por cien, esa manera de hablar sería el equivalente al grito cinematográfico cuando pasa el metro. Vamos, que hay que hacerlo. Una vez tuve un jefe en un comercio donde trabajé que si se pegaba tres horas con algún cliente y al final no vendía el producto (eran juguetes) se metía en la trastienda y llamaba a alguno de los empleados para que viera y escuchara como despotricaba y tiraba por los suelos para romperlo el producto en sí, lo recuerdo con estupefacción pero lo comprendo muy bien la hombre.

Angeloso, yo encantado de hacerte reír como tu me has hecho descojonarme a mí muchas veces.
Se puede decir de las dos formas y de más: chani, choni, charni, chano, mientras que se diga con cariño. Y tu no pretendes ser vulgar en tus escritos, tú lo que pasa es que eres muy vivo y sabes encontrar el tono adecuado para lo que escribes (que por cierto te odio por no tener ahora nada entre manos, pero un odio intenso de los que hacen estallar cabezas).
Respecto a la road movie, la firmo pero ahora mismo, incluso le doy permiso a Mariloli para que no cobre nada por participar. Ay, Helga, qué habrá sido de ti hermosa y rotunda Helga!!!

Uno dijo...

Me fascinan todas las variaciones del lenguaje.
Una vez que salía de currar muy tarde el taxista que me llevaba a casa me dijo: en cuanto te deje m´abro pa mi keli.
En aquel momento no entendí ni una palabra pero comprendí que el trabajo me estaba alejando de la vida real (me vi como Mariantuanette)y tomé cartas en el asunto.
Muy bueno lo tuyo con la hirsuta. Conozco perfectamente a Loli la almondiguillas. De jóven se anunciaba en los tablaos como Lola la pelua.

Un abrazo

elmudo dijo...

Es lo mismo que argumenta Belén Esteban.

un-angel dijo...

...como te me haces de querer, puñetero...

Argax dijo...

Uno, si es que hay que hablá como se debe hablá cohone ;)

Mudo, igualico

un-angel, adulator.