Etiquetas

Acercamientos Adivinanzas adolescencia Afuera Alejamientos Amigos Amorios Ansiedad Antropología personal Ausencia Autores Bares Barrio Barroco Bradbury Buzón Cabra calendario Calles Calma Camas cambio Canis Cansancio Casa Cerveza Ciclotimia Ciudadano Comistrajos Conjuntos Córdoba Cuento Curro Depresion Despedida Diccionario del diablo Diverso Ducha Dudar e-book Ego Entusiasmo Escritura automática Esperas Espiral Literaria Esponjoso Esvivir Excusas Experimentos con gaseosa Familia Fascinación Ficción en primera persona Fiebre Filosofía mañanera Filosofía mañanera por la noche Filosofía mañanera por la tarde Folk Folletín Fútbol Galgos Gato Gazpacho Gorrión Granada Gustos y costumbres Hablar Hombre Bala Hombres (tipos) Hormigas Idolatría Improvisación Inercia Infancia Insectos Insomnio Internet invisible Juventud divino... Lecturas Leer Lenguaje Lento Libertad Librerías Lisboa Luna Luz Macetas Mamá Mañana Mariachi Medicos Micro Miedo Miedos Mientras Moral Morbillo Mudanza Muerte Mujeres Mujeres (tipos) Música Nada Navidad Neurosis Niñohombre Niños Noche Novela Novela Negra Opino Optimismo Orden Ozú como estamos (autoterapia) País Palabras Papá Paraísos Pasión Películas Pereza Pino Plantado Playa Poesía Política Portugal Publicidad Qué jartito estoy queja Quemar Realidad Refranes Religión Reseñas ruido Sacar Semana Santa Señales Sevilla Shorradas variadas Soledad Sosialrelachionchips Soy Turista Sueño Sustituir SyE Tacones Tanatorio Tarde Tatuaje Tiempo Tópicos en gral. Tópicos Veraniegos Torre de Arena Tostadora Vacaciones Venganza viajes Vicios y malas costumbres Vino Virtudes Volver Yamadao

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Ausente

He pasado unos días ausente, y no sé dónde he estado, sólo sé que no aquí, no conmigo, no con él que solía ser. Extrañamente me siento tranquilo, como si hubiera cambiado a mejor. Ese afán tan humano de ser felices haciendo cosas que nos satisfagan.

Como siempre me muestro ambicioso en mis conclusiones a pesar del Pepe cigarrón cínico que no duerme nunca y me dice, Ya estás otra vez, nada ha cambiado, es sólo que no tenías ganas de andar por aquí, pero ya estás como siempre.

Estuve preocupado porque me ponía a escribir sobre algo y me desinflaba a los dos párrafos. Ahora sé que no pasa nada, que no sólo estoy aquí para escribir aunque sea algo que ya está adosado a la persona que soy. Sé que siempre desembocaré en esto, unas líneas en este blog, en mi cuaderno de notas, un relato suelto de vez en cuando, pero sin perseguir nada, sin la sensación de estar siempre con la lengua fuera y persiguiendo bichos que no existen para darles muerte a pellizcos. Además están los versos, que siempre andan por ahí revoloteando y que cuando menos me lo espero se mueren y los encuentro secos en mi regazo, en el estado ideal para meterlos entre dos páginas en blanco y que se conserven.

He pasado unos días ausente, porque no podía ser de otra forma, para darme cuenta que la escritura (aquí y fuera de aquí) es sólo una parte de mi realidad.

Y es que en contra de lo que se dice en las películas si deseas algo con mucha fuerza no tiene por que cumplirse. Es más, suele irse a la mierda y tú quedarte rastreando pistas falsas y bordeando la desconexión con eso tan ecológico que es el entorno.

Así que hola, qué hay de nuevo?