Etiquetas

Acercamientos Adivinanzas adolescencia Afuera Alejamientos Amigos Amorios Ansiedad Antropología personal Ausencia Autores Bares Barrio Barroco Bradbury Buzón Cabra calendario Calles Calma Camas cambio Canis Cansancio Casa Cerveza Ciclotimia Ciudadano Comistrajos Conjuntos Córdoba Cuento Curro Depresion Despedida Diccionario del diablo Diverso Ducha Dudar e-book Ego Entusiasmo Escritura automática Esperas Espiral Literaria Esponjoso Esvivir Excusas Experimentos con gaseosa Familia Fascinación Ficción en primera persona Fiebre Filosofía mañanera Filosofía mañanera por la noche Filosofía mañanera por la tarde Folk Folletín Fútbol Galgos Gato Gazpacho Gorrión Granada Gustos y costumbres Hablar Hombre Bala Hombres (tipos) Hormigas Idolatría Improvisación Inercia Infancia Insectos Insomnio Internet invisible Juventud divino... Lecturas Leer Lenguaje Lento Libertad Librerías Lisboa Luna Luz Macetas Mamá Mañana Mariachi Medicos Micro Miedo Miedos Mientras Moral Morbillo Mudanza Muerte Mujeres Mujeres (tipos) Música Nada Navidad Neurosis Niñohombre Niños Noche Novela Novela Negra Opino Optimismo Orden Ozú como estamos (autoterapia) País Palabras Papá Paraísos Pasión Películas Pereza Pino Plantado Playa Poesía Política Portugal Publicidad Qué jartito estoy queja Quemar Realidad Refranes Religión Reseñas ruido Sacar Semana Santa Señales Sevilla Shorradas variadas Soledad Sosialrelachionchips Soy Turista Sueño Sustituir SyE Tacones Tanatorio Tarde Tatuaje Tiempo Tópicos en gral. Tópicos Veraniegos Torre de Arena Tostadora Vacaciones Venganza viajes Vicios y malas costumbres Vino Virtudes Volver Yamadao

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Ciudadano, o algo parecido

 

Permitirían los poderosos ser expulsados de sus mullidos puestos de decisión y control?

Seguirían adosando la palabra democracia a sus discursos si el pueblo los condenara al ostracismo?

Se irían, de verdad se limitarían a dejar el camino libre?

Utilizarían su pesada y anquilosada maquinaria para aportar, desde la oposición, al cambio que se les demanda o más bien querrían derrumbar sin miramientos todo lo novedoso, todo lo que no haya sido ideado desde sus filas?

Te dirán que ellos son la única opción viable porque tienen experiencia, porque conocen los entresijos del juego. Cómo no! Ellos mismos lo inventaron, vistieron y blindaron.

Cuando sea tiempo de cocinar nuevos pasteles querrán su parte, lo querrán todo, son voraces. Porque están acostumbrados a eso, a repartirse toda la tarta y a dejar las migajas para los gorriones.

Hay opciones, claro que las hay, sólo hay que permanecer atento a lo que se dice y no quedarse con esa pátina de desprestigio que extienden sobre todo lo que no cuadra con su correctísima forma de gobernar. Hay opciones y debemos considerarlas, porque son nuestras condiciones de vida las que están en juego, las que ellos manejan. Opciones a las que hay que dar paso aunque sólo sea por ponerlos en evidencia, por ver cómo se muerden la lengua y como sangran rabia; aunque sólo sea por observar como demonizan todas las decisiones tomadas al margen de sus voces, al margen de sus sistema moribundo. Hay que hacer que se vayan.

Quiero ver lo demócratas que son cuando pierdan su confortable democracia que sólo ellos disfrutan (los demás nos conformamos), cuando vean a otros transformándola. Quiero verlos perder y que no tengan otra que aceptar la derrota, a ver si son capaces. Verlos acatar órdenes, vivir de restos de ayer; ver sus bocas colmadas de insultos y de mentiras que no pueden verter para que caigan y ensucien a todo el que esté debajo. Se las tendrán que tragar porque ya no están arriba, ya no son los hijos favoritos de la gravedad. Quiero verlos desorientados y culpables de estupidez y prepotencia.

Las personas no tienen dueño, no pueden ser poseídas, deben enterarse de eso. Y yo no soy lo que ellos tengan a bien decirme que sea. Ni español ni ciudadano si es bajo sus parámetros. No soy una pieza en sus manos y quiero que se sientan como yo me siento a veces cuando me tratan como un objeto intercambiable por más poder o prestigio.

No es venganza, es justicia. La simple pérdida de sus privilegios sería su castigo, ser tratados igual que a todas esas piezas de plástico de su tablero, ese sería su castigo, el primero al menos. Después habría que repartir responsabilidades y pedir cuentas, como a mí me las piden si dejo de pagar esto o aquello o me cago en el alma del policía que me impide ejercer mi derecho a la queja, mi ilusión de humanidad y de que soy más que un perro atado en corto.

Cuando eso pase volveré a ser ciudadano y español, si quiero, si las condiciones nuevas son dignas y humanas. Y volveré a serlo sólo si me parece necesario aportar mis energías para defender un nuevo orden y no este chiste que ahora tenemos basado en hacer que las personas de devoren por una promesa que jamás cumplirán de llegar a estar sentados tan alto como lo están ellos ahora. Yo ya es que no quiero ni estar sentado, ni alto ni bajo, no quiero aunque lo haga cada día y no quiero porque eso es lo que ustedes esperan de mí y porque creo que si me siento no me quedará más remedio que volver a entrar en el juego, en su juego.

He dejado de ser pieza intercambiable. Me muevo según la dinámica y las leyes que ellos han perpetrado, pero no tengan la más mínima duda de mi desacuerdo y de que me alinearé con cualquiera que, como yo, sea persona, reparta bien sus energías y quiera conseguir que bajen de su Olimpo de cartón piedra y se sienten a mí lado, a hablar conmigo, a ver que no estoy hecho de plástico ni de dinero.

Quienes son ellos? Aun no lo sabes gorrión?

8 comentarios:

Blackmount dijo...

calla, calla que si te llegan a oir le suben el IVA a las migajas

Laura Uve dijo...

Ellos han convertido la condición de ciudadanía en un espantajo, en una basura. Quizás, en la línea de lo que dices de forma tan clara, deberíamos reinventarnos la manera de ejercer de ciudadanos/as desde la rebeldía y la desobediencia a sus normas.

Muy buen texto, lo suscribo enterito.

Un abrazo!!

Argax dijo...

Blackmount esto no es más que ir bajando la escala y la entidad de las migajas que nos dejan. Y aun así nos creemos que con ellas podemos, juntándolas, construir un pastel decente... pues chico, yo últimamente paso un hambre.
Que nos cobren por lo que quieran que ya veré yo si lo pago o qué hago.

Laura Uve, Eso creo, que tenemos que empezar a desobedecer normativas injustas y si el desobedecer conlleva un perjuicio muy grande al menos poner todas las trabas que se nos ocurran a esas normas.

Un saludo y gracias por comentar gorriones!

un-angel dijo...

...seguro que lo mejor que debería hacerse es discurrir una manera de no entrar en su juego, ¡pero haciendo algo! porque desde luego quedarse inerte y dejándose llevar por la corriente es la mejor manera de darles la razón y convencerles que "funcionan".
Dices muchas cosas que me han gustado y además muy bien dichas...también insuflas un poco de rabia y ganas de dar guerra, jajaja, que te conste, pero tiene que ser así porque después de meternos una detrás de otra estamos tan acostumbrados a tragar que ya ni nos damos cuenta que se nos han desencajao las mandíbulas.
Y fuera de tema, soy fan total de los gorriones, pero tampoco me voy a poner ahora aquí a contarte los porqueses porque este no es el asunto del día ;)
Un abrazo, guapo.

Uno dijo...

¡Eso! Como a Berlusconi. Hay que apearlos.
Lo de menos es quienes son sino quién se creen que son. No se si me explico pero tu lo has hecho maravillosamente.
Un abrazo

Víctor L. Briones Antón dijo...

Un-angel, Primero, qué manía de decir al final de tus comentarios algo que no cierras, cuéntalo leche...
Y del tema del post, pues sí, la mayoría de lo que corre por la red es la pataleta, incluyendo quizás mi propio texto, pero quiero creer que todos esos ríos de tinta que se están escribiendo son un buen recordatorio, una base, una especie de manifiesto no escrito del que poder tirar cuando ya la acción sea inevitable.

Uno, Te explicas, te explicas. Quién se creen que son y qué se creen que están haciendo con lo público y la política.

Melvin dijo...

Lo peor es que esta aceptación tácita y silenciosa nos coloca en esa incómoda situación de estupidez total y de impotencia pasmosa en la que a lo máximo a lo que uno aspira es a que no le vuelvan a hacer la misma jugada sabiendo de antemano que la siguiente siempre será peor... Tu texto me inyecta el veneno suficiente para alterar la sangre y aniquilar mi resignación... No soporto esta inercia vital... Y no quiero migajas, al menos las que me tiren sin delicadeza... Besotes

Argax dijo...

Melvin, No sabes cómo me alegro de haber provocado ese pensamiendo, el del veneno. A mí me está empezando a resultar de verdad insoportable esta situación, este estatus que nos dicen es inevitable. Me dicen que mi vida se tiene que adaptar a unos parámetros en los que no puedo influír, eso se llama esclavitud, así de claro. Empiezo a ser consciente de cómo mi complacencia se está transformando en miedo y rabia, pero de las que movilizan. Nos vemos fuera de la inercia amigo!