Etiquetas

Acercamientos Adivinanzas adolescencia Afuera Alejamientos Amigos Amorios Ansiedad Antropología personal Ausencia Autores Bares Barrio Barroco Bradbury Buzón Cabra calendario Calles Calma Camas cambio Canis Cansancio Casa Cerveza Ciclotimia Ciudadano Comistrajos Conjuntos Córdoba Cuento Curro Depresion Despedida Diccionario del diablo Diverso Ducha Dudar e-book Ego Entusiasmo Escritura automática Esperas Espiral Literaria Esponjoso Esvivir Excusas Experimentos con gaseosa Familia Fascinación Ficción en primera persona Fiebre Filosofía mañanera Filosofía mañanera por la noche Filosofía mañanera por la tarde Folk Folletín Fútbol Galgos Gato Gazpacho Gorrión Granada Gustos y costumbres Hablar Hombre Bala Hombres (tipos) Hormigas Idolatría Improvisación Inercia Infancia Insectos Insomnio Internet invisible Juventud divino... Lecturas Leer Lenguaje Lento Libertad Librerías Lisboa Luna Luz Macetas Mamá Mañana Mariachi Medicos Micro Miedo Miedos Mientras Moral Morbillo Mudanza Muerte Mujeres Mujeres (tipos) Música Nada Navidad Neurosis Niñohombre Niños Noche Novela Novela Negra Opino Optimismo Orden Ozú como estamos (autoterapia) País Palabras Papá Paraísos Pasión Películas Pereza Pino Plantado Playa Poesía Política Portugal Publicidad Qué jartito estoy queja Quemar Realidad Refranes Religión Reseñas ruido Sacar Semana Santa Señales Sevilla Shorradas variadas Soledad Sosialrelachionchips Soy Turista Sueño Sustituir SyE Tacones Tanatorio Tarde Tatuaje Tiempo Tópicos en gral. Tópicos Veraniegos Torre de Arena Tostadora Vacaciones Venganza viajes Vicios y malas costumbres Vino Virtudes Volver Yamadao

viernes, 8 de noviembre de 2013

Un buen ciudadano se distrae con lo que le echen

Resulta que me pongo a teclear con los dos mininos al lado lamiéndose mutuamente y dándose “cosquis” y me distraigo, se me va el santo al cielo. Para cuando soy capaz de alejar la atención del sofá donde ellos siguen a lo suyo ya no recuerdo sobre qué quería escribir y decido, Bueno, da lo mismo. Mejor escribir sobre el jugueteo de mis gatos que de tantas otras cosas rotundas y pesadas.

Uno maúlla y la mitad del país se muere de hambre mientras en los medios podemos asistir a la enésima ardentía o regurgitación, esa engañifa tan complicada de digerir que un iluminado llamó crisis, y nos dejan ver, en riguroso directo, cómo nuestro presi se pule el dinero público en teñirse la barba, en dejarla asegurada para el futuro. Porque debajo de una barba cabe mucha gente, su gente.

El uno le tira un bocado al otro y la otra mitad país espera con ansias a que llegue el miércoles para poder ver los partidos de fútbol que hacen de puente entre el empacho de balón intersemanal. Pero vamos a ver alma de cántaro, no es mejor sintonizar a Punset y su nuevo programa en Canal 9 en el que prepara científicas recetas con pan de molde de marca emblemática; ayer hizo uno con nitrógeno líquido, lástima que no lo vendan ese fresco ingrediente en la frutería ni en ese otro emblemático supermercado cuyo jefazo es de los que se acurrucan debajo de la barba del mandamás de todos. Por cierto, gol del Betis!

Grupo de jóvenes españoles medios bailando sevillanas

Se bajan del sofá y corretean por la casa, se persiguen y tres cuartos de país mira al cielo y, pensando en danzas indias de la lluvia, piden al dios ese que les dijeron los observa que les caiga un jamón a cambio de nada. Pero del cielo cae lo de siempre: agua cuando toca, sol, ranas y pronto de nuevo los aerolitos que son un tema que da mucho juego, casi tanto con el fútbol todos los días del año, fútbol de guardia se le podría llamar. Mientras tanto el representante de dios en la tierra, en la nuestra, porque dios, que es muy demócrata, tiene un viaje de representantes y asesores, parece un gobierno autonómico; el representante de dios en esta tierra, decía, mira al suelo que es donde el ve a su jefe apareciéndose en el empeine de sus nuevos zapatos de tacón, carísimos, de piel de ateo y se sonríe sabiéndose la más bella dentro de las feas cardenalicias.

Uno bebe y otro come. Igual que el país entero, una mitad tiene para comer pero no para beber y la otra al revés. Yo elegí lo de beber y aun así lo hago poco, menos de lo que debería la verdad.

Ya me he vuelto a distraer con mis gatos, siempre hablando de ellos, me voy a quedar soltera, más y más gatos irán entrando en mi mente. Porque ilusiones gordas y sabrosas no habrá pero de gatos famélicos y sarnosos están las calles de este peninsular y arrinconado país llenas.

5 comentarios:

Uno dijo...

¡Requetemiau, miau, miau!
Así me gusta: centradito en los gatos, que todo lo demás está que pringa.

Un abrazo

Blackmount dijo...

que quiten la salud, la educacion, las ganas de vivir y , pero que eso si el furbo no lo vayan a tocar. y recortes a la iglesia nada, que los manolos estan muy caros

Alforte dijo...

Tal vez sea de sabios centrarse en los pequeños placeres que otorga la existencia, lamerse, corretear, jugar y revolucionarse siempre que se pueda; yo confío en cuando llegue el momento para ver si se produce algún movimiento general para morder las barbas de todos estos hijos de puta.
Bsote

Melvin dijo...

Tirando del hilo gatuno... Sale todo lo que tiene que salir, una envidia por su inconsciencia ante tanto varapalo, por un mundo donde el juego no implica forzosamente chafar cabezas y por una vida serena cubierta, a nivel de necesidades, donde uno puede y sigue siendo independiente... Yo quiero... Besotes...

Argax dijo...

Uno, es que lo suyo es fijarse en lo que se tiene más a mano, pero claro, lo otro, lo que pringa, es que nos tiene a mano a nosotros, qué plan virgencita, qué plan!

Blackmount, es esa deriva que nos quieren hacer ver que es inevitable y a poco que te pares a mirar te das cuenta de que la están metiendo con calzador y simplemente porque pueden y les apetece, así se aseguran más siglos de barra libre.

Alforte, pues sí, es sorprendente lo dóciles que hemos acabado siendo a pesar de las ganas de morder que se nos ponen cuando nos encaramos con según que cosas. De momento yo me voy a retozar y ronronear con mis bichos que eso es muy saludable.

Melvin, ahí le has dado, esa independencia que te permita obviar y a la vez tener fuerzas para criticar lo que sucede a tu alrededor. Yo quiero que se me ponga cara de gato y bufar y arañar a toda esa mancha de desalmados que viven en el coto vedado del olimpo económico.

Gracias a los cuatro por los comentarios.